Napoleón Hill dijo alguna vez “Las riquezas no responden a los deseos. Responden sólo a planes definidos, apoyados por deseos concretos, a través de la persistencia constante “. Aprender a gastar el dinero con sabiduría fortalece tu mentalidad de inversión, practícala cada día. Aquí te dejamos 6 hábitos para administrar tu dinero.

 

1.- Mide tus salidas y paseos costosos

La mayoría de las personas con mayor estabilidad económica normalmente tienden a no realizar salidas costosas, regularmente no gastan su dinero constantemente en bares, hoteles lujosos, restaurantes o centros comerciales para estar a gusto, no obstante, economizan su dinero para viajes especiales o salidas en donde reservan ese privilegio de gastar más de lo normal

 

2.- No todo lo que brilla es oro

El mantener una buena imagen personal es bueno e importante, gastar cantidades exorbitantes para ello, no tanto., el invertir tus ingresos en zapatos, lociones, marcas de moda, gadgets de moda, etc., normalmente no es tan necesario si sabes el valor que para verte bien no se necesita comprar las cosas más caras o de última moda.

 

3.- No gastes en caprichos de tus hijos

Es importante no dejarte llevar por los caprichos de tus hijos, no permitas gastar tu dinero en gustos banales, mejor enséñales el valor de los ingresos económicos e importancia de obtenerlos, de no derrocharlos en actividades o productos sin importancia y poco prioritarios. No está de más darles un gusto de vez en cuando, pero para enseñarles una mejor estabilidad  económicamente hablando, evita gastar el dinero en cosas que brinden una felicidad poco duradera.

 

4.- Establece nuevas metas siempre.

Déjate guiar por tus metas, planean tu día, la noche anterior con una lista. Las personas encaminadas hacia el éxito piensan a largo plazo. Tienen metas diarias, semanales, mensuales y anuales. Tiene que ser una meta alcanzable y de asumir responsabilidad.

 

5.- Haz tu mismo las cosas

Reparar algún mueble, limpiar la casa, cambiar una llanta, preparar tu comida, pedir un taxi para todo, u otra actividad que consideres puedas hazlo tú mismo, algunas veces, si te pones a pensar por desidia o falta de enfoque no logras hacerlas y pagas por ello. Ten cuidado en esos gastos probablemente tendrías más en tu cartera si te das un poco de tiempo.

 

6.- Ley de la cosecha

Invierte y cosecha, planta la semilla de la riqueza, cultívala, y permítete aprovechar de sus beneficios, sólo recuerda que la riqueza financiera no se mide por cuánto ganas, sino lo mucho que lo conservas y siempre asegura y preserva tu dinero con mucha cautela.

Ahora piensa un momento... ¿cómo gastas tu dinero, en qué lo inviertes?

Recuerda que siempre se pueden generar nuevos hábitos positivos, y continuar el camino que te lleve rumbo a dónde quieres estar.

En caso de dudas adicionales, escríbenos a servicio.a.cliente@ferratum.com.mx