"La comida es una parte de la experiencia. Y tiene que estar entre el 50 y el 60 por ciento de la experiencia gastronómica. Pero el resto también cuenta: el estado de ánimo, la atmósfera, la música, la sensación, el diseño, la armonía entre lo que tienes en el plato y lo que rodea el plato ".

- Alain Ducasse

Para muchas parejas, cenar con su pareja es uno de los mejores pasatiempos. Desde la comida en sí hasta la conversación y el tiempo que pasan juntos, comer se trata de la experiencia.

Sin embargo, para muchos, cenar se considera un lujo o algo que solo se hace para una ocasión especial. Pero no tiene que ser así. Si cenar fuera es algo que a ti y tu pareja les gusta hacer, estos seis consejos se los permitirá sin importar cuál sea su presupuesto.

 

  1. Comer durante la semana 

Una de las mejores maneras de comer fuera sin salir del presupuesto es evitar los viernes y sábados por la noche. Los viernes y sábados por la noche son la hora pico para los comensales. De hecho, los fines de semana, en general, son el momento más popular para cenar, razón por la que los lugares más populares tienen reservas con semanas de anticipación.

En lugar de comer el fin de semana, cambia la "cita" a lunes, martes, miércoles o jueves. Dado que los negocios son mucho más silenciosos durante la semana, es común que los restaurantes ofrezcan ofertas especiales para atraer a la gente a cenar a mitad de semana. Mantente atento a ofertas especiales, como entradas 2 por 1 o postres gratis con cada comida principal comprada, por ejemplo.

Busca cenas especiales con anticipación a través de la página de Facebook o el sitio web del restaurante. Además, asegúrate de consultar los tableros especiales dentro del restaurante.

 

  1. Pasa de las bebidas 

 

En pocas palabras, comprar bebidas alcohólicas en un restaurante puede ser la diferencia entre salir a cenar o quedarse en casa. Agregar sólo una o dos bebidas a tu comida aumenta significativamente la factura y puede disparar incluso los presupuestos más modestos.

Mientras esperas tu mesa, es tentador pedir una bebida y luego, una vez sentado, pedir una más. Ten en cuenta que beber en restaurantes no es barato.

De hecho, evitar comprar bebidas de cualquier tipo (alcohólicas y no alcohólicas) y simplemente pedir agua es una excelente manera de reducir los gastos. Te sorprendería saber cuánto puede aumentar a la factura un jugo o té.

 

  1. Come a la hora del almuerzo 

 

Además de comer a mitad de semana en lugar de los fines de semana, otro gran consejo es comer en el almuerzo en lugar de cenar.

Muchos restaurantes de alta cocina ofrecen un menú más pequeño durante el almuerzo, a menudo con especialidades diarias a un precio más económico.

En la mayoría de las principales ciudades de Europa, puedes disfrutar de un almuerzo buffet por un precio fijo que incluye té, café o refresco. Muchos restaurantes y cafés también ofrecen menús de almuerzo preestablecidos u ofertas de "combo" como una oferta atractiva. Entre las 11 am y las 2 pm, a menudo puedes elegir entre 3 o 4 opciones predeterminadas diferentes, que pueden incluir cualquier cosa de una comida principal, una ensalada y un refresco o una hamburguesa, papas fritas y refrescos.

 

  1. TTPB (Trae tu propia bebida) 

 

Ya hemos discutido qué tan caro es el alcohol cuando se come. Incluso comprar la botella de vino más barata en un restaurante puede ser el mismo precio de dos o tres comidas principales.

¿Por qué no buscar restaurantes que te permitan el TTPB? Claro, cobrarán una tarifa de descorche, pero es un gasto mínimo en comparación.

 

  1. Use cupones 

 

Si a ti y tu pareja les encanta probar nuevos lugares para cenar, una buena forma de hacerlo es seleccionando restaurantes que tenga cupones o que sepas que ofrecen ofertas especiales. Sitios web como Groupon o ofertia.com.mx ofrecen ofertas diarias para restaurantes, bares y cafés.

Además, mantente atento a los anuncios y cupones en el correo, así como a los periódicos locales.

 

  1. Omite las entradas y/o postres 

 

Por último, pero no menos importante, pedir sólo una comida principal y saltarse el plato principal o el postre es otra excelente manera de comer con un presupuesto ajustado.

Muchos restaurantes italianos, por ejemplo, ofrecen pan y aceite de oliva gratuitos antes de pedir sus comidas principales. Del mismo modo, a menudo, cuando se come en restaurantes mexicanos, se ofrecen totopos y salsa de cortesía. ¡Aprovecha!

En lugar de pedir dos postres, quizá tú y tu pareja puedan compartir un postre. ¿O por qué no compartir un plato principal y un postre con tu pareja además de los dos platos principales?

Cualquiera que sea la combinación que decidas, compartir u omitir un tiempo por completo es una excelente manera de ahorrar dinero.

En caso de dudas adicionales, escríbenos a servicio.a.cliente@ferratum.com.mx