La mesada es una de las primeras formas en que tu hijo desarrollará su relación con el dinero, aprendiendo los conceptos básicos del manejo de las finanzas, y también desarrollando una apreciación por el dinero.

Cuánto dinero de mesada le debes dar, cuándo y por qué son todas preguntas importantes que debes decidir como padre. A continuación, te ayudamos a responder esas preguntas.

  1.  ¿Cuándo?

 

No hay una regla aquí. El valor real de la mesada no es sólo financiero, es para darle a tu hijo una comprensión y apreciación del dinero, y por qué y cómo se merece ganar ese dinero.

Cuando decidas que es el momento adecuado para darle mesada a tu hijo, esto marcara el fin en el que tu hijo tenía que pedirte esto o aquello cuando quería algo y, en su lugar, desarrolle independencia.

¿No estás seguro de cuándo darle una mesada a tu hijo? Sugerimos que le expliques qué es la mesada, y luego le preguntes si se siente preparado para ganar su propio dinero junto con la responsabilidad que ello conlleva.

 

  1. ¿Para qué? 

 

El objetivo de dar una mesada siempre debe ser enseñarle a tu hijo los conceptos básicos de responsabilidad e independencia, pero nunca para enviar un mensaje negativo como "Aquí tienes hijo, son 100 pesos, compra lo que quieras, ahora por favor no molestes a tu madre".

La mesada le enseñará a tu hijo cómo se gana el dinero a cambio de realizar tareas en el hogar.

 

  1. ¿Cuánto? 

 

Esto puede ser complicado para muchos padres. La mejor manera de acercarse es comenzar poco a poco y aumentar la cantidad a medida que tu hijo crece.

Inicialmente, el monto de la mesada debe ser suficiente para comprar golosinas, mientras que a medida que tu hijo crezca, se puede aumentar el monto para comprar libros, videojuegos o ropa.

Obtener una mesada también le enseñará a tu hijo la importancia de ahorrar para algo que realmente quiera.

 

  1. ¿Con qué frecuencia? 

 

La frecuencia de la mesada depende de la edad del niño y de en qué lo gastará. Una vez más, es una buena idea comenzar con cantidades más pequeñas pero pagadas con más regularidad.

 

  1. ¿Para qué? 

 

Muchos padres se preguntan si la mesada y la cantidad deben basarse en un sistema de recompensa frente a castigo, por ejemplo, por calificaciones escolares, por realizar tareas en el hogar, por buen o mal comportamiento, etcétera.

No recomendamos un sistema de recompensa versus castigo por una mesada, sin embargo, ganar una mesada a cambio de quehaceres, por ejemplo, es a menudo un buen enfoque, ya que le enseña a tu hijo la importancia de ayudar, trabajar y ganar un salario.

En caso de dudas adicionales, escríbenos a servicio.a.cliente@ferratum.com.mx