Si tu familia es como la mayoría de las otras familias, es probable que tu verano haya sido costoso hasta ahora. Ya sea que salgamos de viaje o nos quedemos en casa, parece que el dinero se nos cae de la cartera durante el verano. Desde las comidas hasta las actividades con la familia, nuestros gastos no tienen fin.

 

Casi 22,000 hogares participaron en el Barómetro de Verano anual del Grupo Ferratum, que explora el gasto del consumidor durante el verano. En la encuesta de este año, el 26% de los encuestados dijo que esperaban gastar más dinero este verano que el año pasado, mientras que el 40% dijo que no gastaría tanto.

Aunque nos acercamos a las últimas semanas del verano, todavía hay mucho sol y clima cálido. ¿Pero sobrevivirá tu estado de cuenta? Bueno, tenemos un consejo para ti.

 

 

Grandes gastadores 

 

En cuanto a la cantidad de nuestro salario mensual que planeamos gastar durante el verano, los resultados mostraron que los participantes de Noruega gastarían el 68.5% de su salario mensual, los letones el 67%, los croatas el 61.2% y los mexicanos el 60.3%.

Entonces, ¿en qué gastan todos su dinero? Los resultados de nuestra encuesta mostraron que el quedarse en casa fue el gasto más popular este verano (11.3%), seguido de las compras de verano (10.7%) y las actividades sociales como viajes a la playa, fiestas y restaurantes (10%).

Aquellos que planearon viajar dijeron que casi el 40% de todo el presupuesto de verano se destinaría a este. De hecho, los encuestados alemanes dijeron que el 50.8% de su presupuesto se destinaría a viajes, los búlgaros el 45.8%, los fineses el 41.1% y los polacos el 40.1%.

 

Las mejores cosas de la vida son gratis

 

La verdad es que el verano no tiene por qué costarnos un ojo de la cara. Al igual que muchas otras familias, si has gastado mucho este verano, la mejor manera de congelar tus gastos es encontrar cosas gratuitas y divertidas (o casi gratuitas) para hacer y ver con tu familia.

Primero, en lugar de comprar todos los días las comidas en cafés o restaurantes, prepara un picnic completo con tus comidas y bebidas favoritas y disfruta de un paseo en un parque o jardín.

Ir a la playa es sinónimo de verano, y un día en la playa es un día bien aprovechado. Lo mejor es que un día en la playa no tiene que costarte nada, excepto, tal vez, el costo del estacionamiento o las tarifas de avión o autobús. PLAYA. Es, después de todo, una abreviación de el mejor escape que cualquiera puede tener.

Explora una ciudad o atracción cercana. Los viajes de un día en coche o camión son mucho más baratos que viajar al extranjero. La mayoría de las ciudades ofrecen exhibiciones gratuitas de los museos en ciertos días o durante ciertas horas. Busca en línea en los museos locales para obtener información sobre exposiciones gratuitas. Cuando planifique excursiones de un día, prepara la comida en casa para llevarla contigo. Ahorrarás una fortuna solo con este consejo.

Independientemente de tu presupuesto, admitámoslo: ir al cine no es barato, incluso las entradas para niños. Además de las entradas, comprar comida y bebidas en el cine es una salida muy cara. En cambio, si rentas o compras una película y disfrutas de todos los refrigerios que desees en casa, como palomitas de microondas y refrescos en lata, puedes ahorrar bastante dinero.

 

¡Aquí está el resto del verano que no necesita cartera!

 Calificanos! Califica este chat para ayudarnos a mejorar nuestro servicio +