La importancia de la cultura del ahorro en niños y  jóvenes siempre será uno de los pilares fundamentales de una buena educación financiera. Tener el hábito del ahorro les permitirá hacer frente a imprevistos, cumplir sueños y tener inversiones que le generarán ingresos adicionales.

 

La importancia de la cultura del ahorro en niños y  jóvenes siempre será uno de los pilares fundamentales de una buena educación financiera. Tener el hábito del ahorro les permitirá hacer frente a imprevistos, cumplir sueños y tener inversiones que le generarán ingresos adicionales.

 

“El dinero no crece en los árboles”  “¿Qué crees que tengo dinero para tirar?” “Hay que ahorrar en tiempos de vacas gordas”, son frases que padres y abuelos repiten para sensibilizar a pequeños y adolescentes para que entiendan lo que significa el valor del dinero.

 

Estas expresiones tan sencillas  pero tan profundas recomiendan que para tener dinero hay que trabajarlo, he ahí la importancia del manejo de las finanzas personales a temprana edad.

 

Para ello hay que predicar con el ejemplo. Los niños de todo se enteran e imitan conductas de sus padres, así que, si por un lado les hablas de la importancia del ahorro, y por otro eres un despilfarrador, perderás credibilidad.

 

Dales las bases, herramientas y enséñales los beneficios de llevar unas finanzas sanas, que les ayudará en el futuro en ser unas personas responsables con el manejo de su economía.

 

Inculcar la cultura del ahorro no es tarea sencilla indudablemente, pero tampoco imposible si se comienza desde la niñez y se convierte en hábito que les servirá de base cuando se conviertan en población económicamente activa.

 

De acuerdo con la Encuesta Intercensal 2015 del Instituto Nacional de Geografía y Estadística (Inegi) en México residen 39.2 millones de niñas, niños y adolescentes de 0 a 17 años, lo que representa el 32.8% de la población total.

 

Una publicación de BBVA, refiere que los especialistas consideran que enseñar a los niños el hábito del ahorro debe de ser un tema lúdico, que se puede hacer en familia y en las instituciones educativas. De hecho, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia o Unicef (por sus siglas en inglés) ha trabajado de cerca con diversas organizaciones para fomentar la educación social y financiera en los infantes. (Octubre 2018)

 

He aquí una lista de trucos para que los más jóvenes del hogar asimilen la importancia del ahorro:

 

Con-cien-ti-zar-los.

Es el primer paso. En el caso particular de los niños es necesario explicarles que el dinero es limitado, producto del esfuerzo que tienen que hacer los padres cada mes para conseguirlo.

 

Regálale una alcancía para que ahorre parte de su mesada (o domingo) y sus “propinas” ganadas en casa.

El objetivo es que tengan un lugar donde depositar el dinero que se quiere ahorrar. Recomiéndale  tener una meta mensual de ahorros. Una vez alcanzada, vayan juntos al banco y abran una cuenta de ahorros, con la finalidad de que no caiga en tentaciones y gastos innecesarios.

 

Entregar una mesada o “domingo” 

Dales una determinada cantidad de dinero y al mismo tiempo una tabla que le explique cómo administrarla; si es muy pequeño, ésta sólo incluirá: golosinas, diversión y alcancía. Recalca que en esta última hay un monto fijo para lo que más desee.

En el caso de los adolescentes, ellos deben incluir más conceptos en la tabla de gastos como artículos escolares, transporte, lunch y cuenta bancaria o alcancía. La idea es que organicen, cancelen lo innecesario y aumenten el ahorro, con el fin de comprar videojuegos, unas vacaciones o a conciertos.

 

Llevar un control de gastos.

Si es muy pequeño aún, ayúdale. Si guarda sus recibos o apunta sus gastos le será más fácil identificar los gastos prioritarios y lo superfluos.

 

Fijarse metas.

La mejor forma de empezar a enseñarles es que se marquen un objetivo. Algo que anhelen de manera ferviente y que quieran conseguir. Con esto tendrán una motivación extra que los animará a ir guardando dinero mes a mes.

 

Tareas domésticas.

Una buena forma de conseguir dinero es que los niños o jóvenes puedan realizar pequeñas labores domésticas, que además de ayudar en casa o a familiares, tengan una retribución simbólica por estas y les ayuden en su educación del ahorro.

 

Concluiremos con la siguiente frase de Oscar Wilde:

“Cuando era joven pensaba que el dinero era la cosa más importante en la vida; ahora que soy viejo sé que sí lo es”.

 

 

 

En caso de dudas adicionales, escríbenos a servicio.a.cliente@ferratum.com.mx

O llámanos al 01 800 461 0187 (opción 1)