Llevar unas finanzas personales sanas son un aspecto importante para quien deseé emprender un negocio, viajar, o bien, llegar a una vejez digna y tranquila.  Definitivamente, el ahorro es un hábito que se fortalece con el tiempo. Ser joven te hace vivir el aquí y el ahora sin planear tus gastos, olvidando un sabio consejo: “ahorrar para tu vejez”. 

 

La mayoría de las personas tienden a gastar mucho más del 10% en cosas que no generan un retorno económico, es decir, en cosas innecesarias.

He aquí algunos de los errores más comunes que se comenten a la hora de administrar los dineros y que debes evitar para no llegar a fin de mes tronándote los dedos y con el estrés a tope:

 

Gastar el dinero que aún no recibes.

Esta práctica es muy común. Confiar en un bono de puntualidad, por ejemplo, cuando aún es incierto que te lo ganarás. En concreto: gastar el dinero que aún no tienes, reduce tu margen financiero ante un imprevisto.

 

Gastar de manera desmesurada.

Comprar algo solo porque está de “oferta” o de “moda”, sin analizar si realmente te hace falta. Escuchar rumores de desabasto de algún producto y comprar de manera irracional sin analizar que es una práctica  común entre los comerciantes.

 

Gastar más de lo que se percibe.

Otro mal hábito es excederse en los gastos, esto genera deuda, lo que deriva en el pago de intereses muy altos y en ocasiones impagables.

 

Creer que las tarjetas de crédito son un dinero extra.

Un gravísimo y fatal error. Una tarjeta de crédito se debe usar solo para salir de imprevistos, como por ejemplo, una operación quirúrgica o los gastos que implica un funeral.

 

Mantener gastos innecesarios.

Un ejemplo podría ser pagar una línea telefónica fija que jamás utilizas, o mantener una casa de campo que no disfrutas. Un gasto innecesario depende de tu situación personal.

 

No llevar un registro de gastos.

Por desidia y pereza solemos no llevar un cuaderno de gastos para así ubicar las fugas de capital y de esta manera subsanar el problema. Seamos conscientes que un registro ayuda a presupuestar y destinar nuestro dinero en las cosas que son prioritarias.

 

 

No ahorrar o no invertir.

¿No logras ahorrar algo de dinero al mes? Es momento de detenerse y replantear tus ingresos contra gastos. Los expertos en finanzas personales aconsejan que lo ideal es un 10% de tus ingresos. Ahora bien, toma en cuenta que no basta con ahorrar; si no inviertes el dinero no se multiplicará por sí solo. Busca la asesoría de expertos y toma en cuenta factores como son la rentabilidad, la liquidez y la seguridad.

 

No llevar una vida sana.

Ciertamente, cada quien es libre de llevar la vida que mejor le plazca. Sin embargo, todo exceso y malos hábitos conlleva a enfermedades y tratamientos médicos costosos. Es ahí en donde aumentarán tus pérdidas económicas. Si no deseas ver mermados tus ingresos, haz algo al respecto: ¡cambia tus hábitos!

 

Creer que nunca vas a envejecer.

Recuerda ese dicho: En tiempo de vacas gordas hay que guardar para el tiempo de vacas flacas.

Un dato de color final: Forbes México  refiere que en el país hay 12.2 millones de personas mayores de 60 años, apenas 9.6% de la población, pero en 2050 serán un cuarto del total, ello basado en el Global Age Watch Index 2015, elaborado por HelpAge International. Hoy los mexicanos tienen una expectativa de vida de 82 años y de 77.3 años con buena salud, según esta ONG. (agosto, 2017)

 

 

En caso de dudas adicionales, escríbenos a servicio.a.cliente@ferratum.com.mx

O llámanos al 01 800 461 0187 (opción 1)