El Buen Fin es un evento de compras que se celebra año con año en México durante el fin de semana que se conmemora la Revolución Mexicana. Nació en el 2011 con el objetivo de reactivar la economía mexicana por medio del consumo. Luego de la crisis económica que se vivió en años anteriores, parecía una buena idea durante 3 o 4 días ofrecer ofertas y descuentos para recuperar la confianza del público.

El Buen Fin es un evento de compras que se celebra año con año en México durante el fin de semana que se conmemora la Revolución Mexicana. Nació en el 2011 con el objetivo de reactivar la economía mexicana por medio del consumo. Luego de la crisis económica que se vivió en años anteriores, parecía una buena idea durante 3 ó 4 días, ofrecer ofertas y descuentos para recuperar la confianza del público.

 

Algunos comparan el Buen Fin con el Black Friday de los Estados Unidos, otros dicen que es una estafa y así encontrarás comentarios diversos, pero si tú estás pensando aprovechar esos días para adquirir algún bien o servicio, aquí te damos algunos consejos para cuidar tus finanzas y aprovechar al máximo el Buen Fin:

 

Facilidades de pago vs. descuentos

 

El Buen Fin no es como el Black Friday, ya que el Buen Fin no se traduce en descuentos mayores al 50% como en Estados Unidos, sino en facilidades de pago como meses sin intereses, lo que no necesariamente se traduce en un ahorro para el consumidor.

 

En 2012 un estudio del Centro de Análisis Multidisciplinario de la UNAM encontró que 75% de las ofertas no correspondía a descuentos, sino a facilidades de pago; mientras que los descuentos alcanzaban sólo el 12% en promedio. Así que, en la mayoría de los casos, los productos tienen el mismo precio (que han tenido todo el año), aunque se facilitaba el pago a plazos. Por este motivo, tres de cada cuatro personas responden a encuestas sobre el Buen Fin que las ofertas son falsas y sólo suben los precios.

 

Qué sí comprar y qué no

 

Si no existe un ahorro real, ¿me conviene comprar en el Buen Fin? La respuesta es: depende. Cada año se suman más y más comercios a la iniciativa, por lo que puedes comprar comida, zapatos, ropa, autos, electrodomésticos, tabletas, celulares, pantallas, viajes, entre otros.  Aquí aplica la regla de oro para comprar a meses sin intereses: “que el periodo de vida del servicio o producto sea más largo que el tiempo que se va a pagar”.

 

Dicho esto, piensa bien al momento de comprar ropa de temporada, zapatos, un teléfono o las vacaciones de navidad, ya que continuarás pagándolas a lo largo del año. Psicológicamente sientes que estás pagando algo que ya experimentaste y comienza a pesarte estar cargando con estas deudas.

 

Para comprar a plazos, lo mejor es adquirir bienes durables como una lavadora, secadora de ropa, refrigerador o hasta un coche. En el caso de electrónicos piensa bien sobre el IPhone último modelo, si realmente te conviene pagarlo a 48 meses y en el caso de los viajes, lo ideal es buscar ofertas para vuelos futuros. Por ejemplos, esos planes de compra ahora, pero viaja hasta el siguiente año. Especialmente destinos lejanos a los que tienes muchas ganas de ir como Europa o Asia.

 

Ofertas que no son ofertas

 

Ya que vimos que el Buen Fin en realidad son meses sin intereses, aunque esto no necesariamente es malo, debemos saber utilizar estas promociones y llevar un control de todos los gastos a meses. El punto más importante es saber lo que necesitas y lo que no, y que bajo ninguna circunstancia el total de la deuda rebase el 30% de nuestros ingresos. Así que, si vas a comprar varios artículos a meses, lleva un control para saber cuánto iras pagando cada mes y saber si puedes seguir comprando o no.

 

Aunque el producto tenga el mismo precio de toda la vida, lo que se puede aprovechar es comprar a meses, por ejemplo, electrónicos y línea blanca para el hogar. Es en estos departamentos donde sí es viable adquirir productos a muy buen precio y con pagos diferidos.

 

También puedes comprar en línea

 

Aunque el Buen Fin no parece tan bueno, aun así, te encontrarás tiendas, centros comerciales y en general, gente por todos lados comprando frenéticamente. Ya que, de acuerdo con los últimos datos de la plataforma oficial del evento, cada año las ventas incrementan al menos en 5% con respecto al año anterior. Por lo anterior, si eres de los que no les gusta lidiar con la gente, mejor quédate en la comodidad de tu hogar y aprovecha para hacer compras en línea.

 

Hoy en día, la mayoría de los comercios ya cuentan con una tienda en línea y muchas veces sus promociones se extienden a ésta, y en ocasiones en línea sus ofertas son incluso mayores, ya que no solo te regalan el envío o las facilidades de pago, sino que el catálogo de productos puede ser mayor y puedes comparar opciones de formas más fácil y cómoda. Así que no desaproveches esta oportunidad y visita los sitios web antes de correr a las tiendas físicas.

 

Cuídate de los fraudes

 

Todos los comercios que quieran participar en el Buen Fin deben estar registrados, sin embargo, hay algunos que no lo están o este año dejaron de estarlo, pero aún así utilizan el logo y hacen promociones, por lo que te recomendamos tener cuidado. Verifica en el sitio web oficial si una tienda está registrada o no y qué promociones ofrece, de esta forma ante cualquier eventualidad, las autoridades te respaldan.

 

Si necesitas ayuda para aprovechar este Buen Fin o si te pasaste disfrutando y ahora quieres salir del apuro, acércate a nosotros. Ferratum y sus socios tienen un préstamo a tu medida.

 

 

En caso de dudas adicionales, escríbenos a servicio.a.cliente@ferratum.com.mx