Gracias a las llamadas fondeadoras, la mujer emprendedora tiene acceso a una alternativa para financiar un negocio propio y poder generar ingresos extras para un proyecto de negocio personal.

 

Gracias a las llamadas fondeadoras, la mujer emprendedora tiene acceso a una alternativa para financiar un negocio propio y poder generar ingresos extras para un proyecto de negocio personal.

 

Los cambios en la economía y la inestabilidad laboral que viven los países han orillado a que cada vez más personas, sobre todo mujeres, independientes y cabezas de familia, busquen una nueva alternativa para hacerse de ingresos extras tanto de manera paralela como haciendo de esto un trabajo fijo; a esto se le conoce como: emprender un negocio propio.

No obstante, emprender un negocio no es tarea sencilla, comenzando por la inversión que se necesita para echar a andar el proyecto. En el principio es la idea, pero eso es lo de menos, lo importante es hallar la manera de hacerse de recursos para ir dándole forma de inicio y, posteriormente, para mantener el proyecto en lo que comienza a brindar beneficios.

 

Fondeadoras Colectivas o Crowdfunding

 

Un primer paso, lógico, es que busques un préstamo en el banco, pero los intereses ralentizan el despegue del negocio y el proyecto se inserta en una espiral descendente y, al final, tendrás más deudas que ganancias.

Sin embargo, existen otras alternativas que son conocidas como Fondeadoras Colectivas (Crowdfunding) que permiten, gracias a los avances tecnológicos, obtener apoyo económico de personas a quienes les interese tu proyecto y estén en posibilidades de ayudar.

De acuerdo con Crowdfunding México, se trata de un “modelo de financiamiento colectivo”, en el cual distintas personas interesadas en un proyecto lo apoyan económicamente “con pequeñas o grandes aportaciones financieras” a través de plataformas como Kickstarter, por lo que sólo basta dar unos cuantos clics en tu computadora para obtener ese tipo de apoyo. Aun cuando el crowdfunding comenzó apoyando proyectos artísticos, principalmente, poco a poco ha ido ampliando sus redes para financiar cualquier clase de proyecto que resulte interesante.

Fondeadora y Prestadero son dos plataformas de fondeo colectivo que existen en México. Según el Banco de México, en 2015, gracias al fondeo colectivo se recaudaron 145 mil millones de dólares, por ello, a partir de agosto de 2016, la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) presentó una propuesta para regular el fondeo colectivo.

 

Regulación y seguridad de las fondeadoras

 

Según la Asociación de Plataformas de Fondeo Colectivo (AFICO), existen cuatro tipos:

  1. Donación: Donadores apoyan organizaciones no lucrativas sin esperar recibir beneficios tangibles por una motivación social o personal.
  2. Deuda: Prestamistas otorgan dinero a solicitantes a cambio de una tasa de interés y la devolución del monto prestado, sin intermediarios financieros.
  3. Recompensas: Individuos fondean proyectos creativos a cambio de recompensa (productos o servicio).
  4. Capital: Inversionistas aportan capital a organizaciones y negocios a cambio de un porcentaje de acciones o participaciones.

El procedimiento es tan sencillo como enviar tu proyecto a la plataforma y verlo publicado en espera del financiamiento de parte de los interesados.

 

Consejos para ahorrar y emprender

 

Sin embargo, es importante que tu proyecto, esté o no bajo un esquema de fondeo colectivo, reciba la atención necesaria para ahorrar y no afectar tus finanzas. De acuerdo con especialistas en el ramo, hay que seguir algunos consejos para ahorrar durante tu emprendimiento:

Cotiza tus inversiones siempre de acuerdo con tus finanzas buscando un buen precio con buena calidad de insumos.

No te precipites en la toma de decisiones.

  • Sé positiva ante los imponderables ya que todo negocio que arranca lleva su velocidad natural y no tires la toalla a las primeras de cambio.
  • Trata de trabajar desde tu casa o alquila una oficina temporal en alguna “colmena” que te permita ver a tus clientes o proveedores.
  • Invierte razonablemente para evitar que tus apoyos financieros se diluyan rápidamente. Toma en cuenta la velocidad natural de un negocio que va comenzando.
  • En el principio limita tus ganancias personales a lo básico.

Como ves, no es tan difícil que decidas emprender un negocio propio; sin embargo, es necesario que tomes en cuenta estrategias de ahorro y paciencia para que las cosas vayan funcionándote lento pero seguro. Todo se puede, es cosa de intentarlo.

 

Si no te agradan las fondeadoras, recuerda que en Ferratum siempre podrás encontrar un préstamo que se ajuste a tus necesidades. Da click aquí para solicitarlo.

 

 

En caso de dudas adicionales, escríbenos a servicio.a.cliente@ferratum.com.mx

O llámanos al 01 800 461 0187 (opción 1)